Credit risk cover in a marine cargo policy Court of Appeal issues judgment in ABN Amro case - DAC Beachcroft

Credit risk cover in a marine cargo policy Court of Appeal issues judgment in ABN Amro case's Tags

Tags related to this article

Cobertura de riesgo crediticio en una póliza de carga marítima - El Tribunal de Apelación (Court of Appeal) de Inglaterra emite sentencia en el caso ABN Amro

Published 13 diciembre 2021

ABN Amro Bank N.V. v. Royal & Sun Alliance Insurance Plc & Ors [2021] EWCA Civ 1789

El demandante en este procedimiento fue el Banco, el cual había realizado una serie de transacciones de productos financieros, conocidos coloquialmente como contratos de "recompra" (“repo” contracts en inglés). A través de estos contratos, el banco proporcionaba capital a sociedades mediante la compra de sus productos por un plazo definido, al cabo del cual los clientes estaban obligados a recomprarlos.

Tras el colapso financiero de dos clientes, Transmar y Euromar, la recompra no se pudo realizar, y el banco se vio obligado a vender dichas mercancías a terceros, con la consecuente pérdida superior a 31 millones de libras esterlinas.

Las mercancías en cuestión, siendo en este caso productos derivados del cacao, estaban aseguradas bajo una póliza de carga y almacenaje marítimo. La póliza era en su mayoría un seguro de carga estándar, aunque contenía algunas cláusulas “complementarias”, entre ellas una estipulación llamada en inglés ‘Transaction Premium Clause’ (“TPC”). Según los términos de la cláusula TPC, las aseguradoras acordaban cubrir la prima o ganancia que el Banco habría recibido o ganado si no hubiera sido por el incumplimiento por parte del cliente correspondiente, donde 'Incumplimiento' estaba definido como un incumplimiento, rechazo o no ejercicio de una opción de recompra sobre la materia en cuestión y sujeta al precio acordado. La póliza también incluía una ‘Non-Avoidance Clause’ (NAC), cuyo objeto era prohibir que las aseguradoras rescindieran la póliza debido a cualquier reticencia o declaración falsa realizada por el Banco, a menos que la misma tuviera carácter fraudulento. 

Las catorce aseguradoras que suscribieron la póliza rechazaron cobertura a la reclamación presentada por el Banco, alegando que la cláusula TPC nunca fue redactada con la intención de convertir la póliza de carga en un seguro de crédito, y que la reclamación bajo la póliza aún requería que hubiese una pérdida física o daño a la carga. A su vez, alegaron que la cláusula TPC trataba únicamente con la valoración de la pérdida a indemnizar en caso de que se hubiera producido una pérdida o daño físico a la carga.

De forma supletoria, las aseguradoras alegaron varias reticencias o declaraciones falsas por parte del Banco o sus corredores en el momento de la colocación del riesgo, incluido el hecho de que el Banco no explicara el propósito de incluir la cláusula TPC y no alertara sobre la presencia de la cláusula NAC en la póliza, lo cual era, según alegaron, en sí misma un acto de reticencia. En vista de las defensas presentadas por las aseguradoras, el Banco inició igualmente acciones legales contra su corredor, Edge 

En la sentencia dictada en febrero de 2021, el Tribunal de lo Mercantil (Commercial Court) en Inglaterra rechazó el argumento de las aseguradoras de que el asegurado tenía la obligación de comunicarles el motivo de haber incluido determinadas cláusulas en la póliza, o de explicar el propósito y efecto de las mismas. De manera similar, en lo que respecta a la cláusula NAC, el tribunal sostuvo que la parte que firma un documento está sujeta a sus términos y condiciones, y no es defensa válida alegar desconocimiento de dicha cláusula en la póliza. En cualquier caso, el juez dictaminó que si las aseguradoras alguna vez tuvieron el derecho a alegar esta defensa, la perdieron por affirmation’, habiendo realizado argumentos contractuales en su Defensa original, incluyendo la rectificación de contrato, todo lo cual estaba basado bajo la premisa de la existencia de un acuerdo válido entre las partes. Además, la defensa basada en la rescisión solo se había introducido mediante modificación del escrito de Defensa quince meses más tarde, lo cual se había realizado demasiado tarde. Por último, las aseguradoras no habían ofrecido previamente una devolución de la prima, una omisión que generalmente se considera incompatible con haber optado por ejercitar el derecho a rescindir la póliza.

Por lo que respecta a dos de las catorce aseguradoras reclamadas, sin embargo, el juez de primera instancia falló a su favor, aunque en base a argumentos legales distintos. Se habían hecho declaraciones a una serie de suscriptores en el follow market sobre la redacción de la póliza, cuyo efecto fue que la póliza iba a ser "as expiring", es decir, bajo los mismos términos establecidos en la póliza anterior, aunque (sin su conocimiento) no fue el caso. Si bien la póliza del año anterior se había modificado mediante un endoso para incluir las cláusulas TPC y NAC, dicho endoso no se había comunicado al follow market. El juez aceptó la defensa de las aseguradoras, Ark y Advent, de que, frente a las mismas, el Banco no podía afirmar que la póliza estaba sujeta a términos diferentes en comparación a los del año anterior. La ventaja de haber alegado ‘estoppel’ fue que técnicamente no implicaba rescisión, esquivando tanto la prohibición impuesta en la misma derivada de la cláusula NAC como la cuestión del affirmation’.

Las aseguradoras que perdieron en primera instancia apelaron la sentencia respecto a la interpretación de la cláusula TPC, mientras que Edge apeló contra la cuestión de ‘estoppel’ con respecto a Ark y Advent. Respecto a éste último, Edge apuntó a la amplia redacción de la cláusula del NAC, en la que disponía que "[l]os suscriptores no ... podrán rechazar una reclamación por pérdida sobre la base de ... una reticencia que no sea fraudulenta".  A pesar del título de la cláusula, argumentaron que su ámbito no se limitaba a la consecuencia de ‘rescisión’, sino que prohibía cualquier rechazo de una reclamación basada en un ‘reticencia siempre que no fuese fraudulenta’.  Un caso basado en ‘estoppel by convention’ era precisamente uno de esos casos, ya que se basaba en un ‘reticencia’ cometida por el Banco o sus corredores. En sentencia dictada el 2 de diciembre de 2021, el Tribunal de Apelación (Court of Appeal) en Inglaterra estableció que la cláusula NAC prohíbe cualquier defensa de este tipo, incluida la basada en un estoppel’.

En cuanto a la construcción de la cláusula TPC, las partes llegaron a un acuerdo confidencial para resolver la controversia poco después de la audiencia de apelación, pero antes de la sentencia. Sin embargo, el Tribunal de Apelación (Court of Appeal) se pronunció sobre este punto, confirmando la decisión del juez de primera instancia. Sir Geoffrey Vos MR, adoptó como “punto de partida” el supuesto de que la póliza cubría únicamente pérdidas físicas y daños a la carga, siendo una póliza estándar en el mercado marítimo. En base a los hechos en este asunto, se hubiera necesitado “una redacción clara” para proporcionar una cobertura más amplia bajo la póliza. Sin embargo, en el presente caso, el tribunal sostuvo que el TPC era de hecho claro e inequívoco, por lo que había que dar efecto a lo acordado entre las partes. No había prueba en contrario, dijo el juez, de que hubiera algo ilegal en combinar dos tipos de cobertura muy diferentes, a saber, el seguro de crédito y de carga marítima, en una sola póliza.

Authors

Anthony Menzies

Anthony Menzies

London - Walbrook

+44 (0)20 7894 6948

Franc Gozalvez

Franc Gozalvez

London - Walbrook

+44 (0) 20 7894 6139

< Back to articles